Si hace un par de semanas tratábamos en el Blog la sintomatología e importancia de un diagnóstico temprano del cáncer de próstata, hoy queremos hablaros del diagnóstico del cáncer de próstata y las indicaciones o limitaciones de tratamiento, que se han de valorar en función de cada paciente. En este sentido, como venimos insistiendo, la Cirugía Robótica se convierte en una de las opciones más ventajosas para el paciente, ya que se beneficia de múltiples ventajas como un menor dolor, un menor sangrado y una reincorporación a la vida cotidiana más rápida sin olvidar que el Robot da Vinci también aporta ventajas notables al cirujano como una mayor precisión y un mayor rango de movimientos imposibles de realizar con la mano.

Una vez que se ha confirmado el diagnóstico de cáncer de próstata y se han realizado las pruebas necesarias para conocer en qué fase está la enfermedad, se debe determinar cuál es el tratamiento más adecuado para curarla.

El especialista recomendará y explicará las posibilidades de tratamiento más indicadas en cada caso, para que una vez el paciente ha recibido la suficiente información, pueda junto con el médico tomar una decisión.

El tratamiento del cáncer de próstata, como ocurre en la mayoría de los tumores, es un tratamiento multidisciplinar. Distintas especialidades trabajan juntas para combinar terapias y ofrecer al paciente las mayores posibilidades de curación.

En este tratamiento se sigue un protocolo, es decir un conjunto de normas y pautas (plan de tratamiento) que se establecen, basándose en la experiencia científica, para el tratamiento de dicho tumor.

Estos protocolos, que se emplean de forma generalizada en todos los hospitales, recogen las indicaciones o limitaciones de tratamiento en función de una serie de factores:

  • Estadio de la enfermedad.
  • Agresividad de las células cancerosas (suma o “score” de Gleason).
  • Niveles de PSA en el momento del diagnóstico.
  • Edad y esperanza de vida estadística independientemente del cáncer de próstata.
  • Preferencias del paciente.

Probablemente, el médico también tendrá en cuenta si además del cáncer de próstata, existen otras enfermedades importantes que puedan dificultar la realización de algún tratamiento específico.

El tratamiento propuesto por el especialista será el mismo en todos los pacientes. Es importante destacar que desde la Unidad de Cirugía Robótica del Hospital San Rafael, tratamos cada caso de manera individual, valorando para cada paciente la posible indicación del Sistema Quirúrgico da Vinci (recomendable en la inmensa mayoría de los casos).

Si el especialista indica el tratamiento quirúrgico como tratamiento, la intervención a realizar será una prostatectomía radical que consiste en la extirpación total de la glándula prostática. Además, se extirpan también las vesículas seminales con las que se encuentra íntimamente relacionada, y en determinadas ocasiones, se hará una extirpación de los ganglios linfáticos regionales que sirven de drenaje a la próstata. En este sentido, si la intervención se realiza mediante cirugía robótica, el Sistema Quirúrgico da Vinci ofrece al paciente una mayor preservación de la potencia sexual y la continencia urinaria.

Por otra parte, también resulta importante apuntar que no todos los tumores requieren un tratamiento quirúrgico, siendo la observación y vigilancia (de forma activa mediante revisiones), la radioterapia y la hormonoterapia otros tratamientos frecuentes en el cáncer de próstata.

Esperamos que esta información os resulte interesante para valorar las distintas opciones de tratamiento ante un diagnóstico de cáncer de próstata y os recordamos que nuestro equipo de profesionales estará encantado deatender vuestras consultas en el teléfono gratuito 800 808 198

Fuente: aecc.es