En el artículo que destacamos hoy, una nueva aplicación de la cirugía robótica en el tratamiento de la epilepsia:

La única manera en la actualidad que los médicos tienen para tratar a los pacientes con epilepsia incontrolable es a través de una cirugía cerebral, que consiste en aislar o extraer la parte del cerebro que es responsable de los ataques. El procedimiento es muy invasivo y peligroso, ya que implica una perforación profunda en el cráneo.

Un equipo de ingenieros de la Universidad de Vanderbilt en los EE.UU. estaban decididos a desarrollar un método menos intrusivo de la cirugía y, cinco años después, han desarrollado con éxito un dispositivo robótico capaz de realizar el procedimiento de forma menos invasiva.

El dispositivo entra a través de la mejilla del paciente, donde puede llegar a operar en el cerebro, evitando la necesidad de perforar a través del cráneo. El prototipo fue revelado por David Comber, diseñador jefe del dispositivo, en una demostración en directo a principios de esta semana en la conferencia del Poder de los Fluidos en Innovación e Investigación en Nashville, Estados Unidos.

El ingenioso dispositivo es una aguja de aleación con memoria conformacional (un metal que “recuerda” su forma original) que es capaz de dirigir a lo largo de la vía curvada de la mejilla en el cerebro. Cuando se opera, la plataforma robótica dirige la aguja con aire comprimido, insertándola en pequeños pasos, lo que permite que su posición sea rastreada por resonancia magnética progresiva. La aguja en sí es de 1,14 mm de espesor, y está hecha de níquel-titanio, lo que le permite operar dentro del potente campo magnético creado por el escáner de resonancia magnética. Los investigadores probaron la aguja en el laboratorio y pareció que tiene una muy alta precisión para la operación requerida.

 

Artículo completo en blastingnews.com